Cuando la pasión es un motor poderoso

Cuando la pasión es un motor poderoso

3 de enero de 2021 Mi proyecto MPCrochet 0

 

Es un hecho: con el paso de los años vamos recuperando recuerdos de épocas de la vida que quedaron ya muy atrás; yo las llamo «mis vidas anteriores» por lo poco que tienen que ver con mi yo actual, excepto el bagage que me he traído de ellas. Pero todas ellas tienen un elemento común: la pasión ha sido un motor muy poderoso.

Uno de esos recuerdos me transporta a cuando estaba terminando COU y la Orientadora mostraba un pertinaz empeño en que yo debía estudiar una Ingeniería. Pero ¡ay!, en aquel tiempo mi vida y mi pasión era el piano -había aprendido a leer palabras y música al mismo tiempo-. Cursaba ya 8º de piano y le dedicaba muchísimas horas al día, para trastorno de familia y vecinos, a los que tenía locos.

El afán de Pilar -así se llamaba la Orientadora- se daba de bruces con lo que para mí era vital. Y fue una lucha desigual, pues mis padres estaban claramente de su lado.

Ahí comencé a aprender las bases de la negociación. Me comprometí a matricularme en una carrera más «liviana» -era el último año sin selectividad- e ir al turno de noche para dedicarme casi en exclusiva a mi piano, dando clases para pagarme las carísimas clases que recibía de un catedrático del Conservatorio de Madrid.

Gané la negociación, no sin discusiones, trabajé lo indecible y cubrí esta primera etapa de mi vida profesional llegando a ganar algún que otro premio y sacrificando TODO por aquella pasión.

A veces es difícil que otros comprendan tus motivos y decisiones

Nadie lo entendía, pero lo cierto es que el motor interior de ese tipo de pasión por una actividad y todo lo que ella conlleva, es increíblemente poderoso y vale la pena experimentarlo, al menos una vez en la vida.

Pero mi espalda lo soportó peor que mi mente y tue que iniciar una nueva y larga etapa, ésta como profesora universitaria, a la que siguieron otras también largas que se fueron entremezclando, como consultora y diseñadora en las áreas de Formación y Recursos Humanos y posteriormente como empresaria.

En cada etapa me he ido enamorando de lo que hacía y lo he disfrutado al máximo, llegando a apasionarme por ello y buscando siempre mi propio estilo. Pero esas otras etapas o «vidas anteriores» son otra historia, por otra parte llena también de estrés y muuuuchas preocupaciones.

Vale la pena experimentar el inicio de una actividad que te apasiona

Y ahora, cuando me veo de lleno metida en esta maravillosa etapa senior, en la que todo mi afán es dejar atrás el estrés y encontrar el equilibrio, vuelvo a apasionarme por algo que seguro que a muchos les extraña o, como poco, les sorprende. Es mi proyecto MPCrochet, del que hoy comienzo este blog.

MPCrochetY seguro que algunos o algunas os identificaréis con lo que significa, en un momento como éste, asumir un nuevo proyecto, un nuevo reto, diferente a todo lo que habíais hecho hasta ahora y muy lejos de lo que otros asociarían con vosotros y vuestra anterior trayectoria -al estilo de Pilar, mi Orientadora- pero que os apetece mucho hacer. Mi experiencia me dice que realmente vale la pena, porque la pasión es un motor poderoso…


Las ilustraciones de este post pertenecen a páginas de mi Art Journal y a una creación mía en MPCrochet

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *