Un reto internacional o los límites autoimpuestos

 

Me cuesta mucho creerlo, pero lo cierto es que en las últimas semanas, mi Big Dropy se ha marchado nada menos que a Estados Unidos y dos de sus hermanos pequeños están ya en Alemania e Inglaterra.

¡Estoy entusiasmada!

Y precisamente por ese Me cuesta mucho creerlo es por lo que me apetece hoy hablarte de este reto internacional o «los límites autoimpuestos». Allá voy…

«Los límites sólo están en tu mente»

Seguro que has leído o incluso pronunciado esta frase a veces

Como estoy en pleno proceso de arranque emprendedor, me acuerdo de esta frase en muchas ocasiones y he de decir que no siempre para bien. En horas bajas me gustaría tacharla en rojo bien intenso.

Pero te voy a contar mi última experiencia en este sentido, que tiene todo que ver con el título Un reto internacional o los límites autoimpuestos.

Tienda online, un reto internacionalLa herramienta principal de mi proyecto MPCrochet es una tienda online dentro de una plataforma intenacional de venta de productos handmade y vintage –Etsy– con una importante implantación en Estados Unidos e importante en el resto del mundo.

Esto puede ser una enorme ventaja, ya que te puede proporcionar visibilidad poco a poco, así como todas las herramientas que necesitas. Eso sí, trabajando desesperadamente y con mucha constancia, como en cualquier proyecto profesional.

Así pues, una de las ventajas de una plataforma como ésta es que te pone al alcance de la mano ofrecer tus productos a todos los países que quieras, lo cual es una inmensidad, y de una manera bastante asequible.

Pues bien, durante el año ya largo que tiene mi tienda, he rechazado la idea de vender fuera de España y, como mucho, de la Unión Europea, porque veía muchos problemas: precios, gestión del envío, tiempos, aduana, retrasos, reclamaciones… Y los foros aumentaban todos esos obstáculos.

¿Y por qué no?

Hasta que un día, no hace mucho, pensé ¿Por qué no? Me dí cuenta de que estaba perdiendo posibles ventas constantemente y lo organicé poco a poco, paso a paso, cuidando todos los detalles, buscando proveedores adecuados, estudiando los márgenes producto a producto, peleándome con las herramientas una y otra vez… Vamos, devanándome la sesera a cada momento.

Hasta que un día ocurrió

¡¡¡Me ha llegado un pedido de USA!!!

Los límites están en tu mente
Imagen procedente de mi Art Journal

Emoción y pánico a la vez… Afortunadamente todo ha ido de maravilla y ha ido seguido de otros pedidos internacionales que han funcionado muy bien.

¿Estaban los límites en mi mente? ¿Eran límites autoimpuestos? En este caso indudablemente. Cierto que puede haber muchos otros límites externos que no puedes controlar, pero tus límites internos son los que te paralizan y perjudican a cada paso.

¡Lección aprendida… otra vez!

Artículos recomendados